Importancia de la fuerza máxima, fuerza explosiva y velocidad en futbolistas profesionales

fuerza explosiva

Importancia de la fuerza máxima, fuerza explosiva y velocidad en futbolistas profesionales

fuerza explosiva

Fuerza máxima y fuerza explosiva en fútbol

El fútbol ha sido definido como un deporte colectivo de carácter intermitente en el que predominan las acciones de tipo explosivo (manifestación de la fuerza en el menor tiempo posible, también descrito como fuerza explosiva), siendo éstas las que mayor trascendencia adquieren cuando se hace referencia a las acciones decisivas que se dan a lo largo de un partido de fútbol (Cometti, 2002; Tous, 2004).

En base a numerosos estudios que versan sobre las exigencias físicas en diferentes puestos específicos en el fútbol, se estableció que durante el 80-90% del tiempo total de un partido de fútbol las acciones que predominan son de una intensidad baja o moderada. Por otro lado el 10-20% restante se relaciona con acciones a alta o muy alta intensidad, en la que la fuerza explosiva adquiere un papel importante (Bloomfield, Carling, Nelsen & Reilly, 2008). No obstante, aunque estas últimas no superan el 20% del tiempo total en un partido de fútbol son determinantes a la hora de establecer el resultado final del encuentro.

Los sprints, los saltos, las acciones de uno contra uno son acciones que se dan a una intensidad muy alta y con un predominio metabólico anaeróbico (Wragg, Maxwell & Doust, 2000) siendo estas las acciones que en la mayoría de las ocasiones finalizan en gol. Según Masach (2008) el jugador realiza una media de 130 aceleraciones, 1000 cambios de ritmo, entre 500 y 600 giros y hasta 15 golpeos de cabeza por partido. Bansgbo, Mohr & Krustrup (2006) hablaban de que el futbolista llega a realizar entre 150 y 250 acciones a alta intensidad, con una recuperación entre cada una que no supera los 60-72 segundos y donde la mayoría de ellas son realizadas con el balón en los pies (Carling, 2010).

 

Fuerza explosiva

Todas estas acciones están relacionadas de una u otra forma con la cualidad física de la fuerza, ya sea como manifestación de la potencia y la fuerza explosiva o, por el contrario, como la capacidad para repetir acciones a alta intensidad de manera continuada como se da en el caso de la fuerza-resistencia (Di Salvo et al., 2007). En muy pocas ocasiones el futbolista va a requerir o a contar con el tiempo necesario para aplicar sus niveles de fuerza máxima ya que en la mayoría de las situaciones, el éxito de la acción dependerá más de la velocidad y la eficiencia de la fuerza aplicada que del nivel de fuerza máxima alcanzado.

Por todas las exigencias y factores anteriormente mencionados, se hace fundamental un entrenamiento de la fuerza en futbolistas. No obstante, se debe tener en cuenta el nivel inicial y experiencia en el entrenamiento, ya que juegan un papel importante en la ratio de progresión durante el entrenamiento de la fuerza (Heredia, Chulvi-Medrano, Isidro, y Soro, 2007).

Para conocer dicho nivel inicial y poder planificar adecuadamente un entrenamiento que atienda a los principios básicos del entrenamiento, en especial al de la individualización, es de vital importancia una valoración de la fuerza por profesionales cualificados y material específico para dicho fin.

 

 

Referencias

Bangsbo, J., Mohr, M., & Krustrup, P. (2006). Physical and metabolic demands of training and matchplay in the elite football player. Journal of sports sciences, 24(07), 665-674.

Bloomfield, J., Carling, C., Nelsen, L., & Reilly, T. (2008). The role of motion analysis in elite soccer: contemporary performance measurament techniques and work rate data. Sports Med , 38 (10), 839-862.

Carling, C. (2010). Analysis of physical activity profiles when running with the ball in a professional soccer team. Journal of Sports Sciences, 28(3), 319- 326.

Cometti, G. (2002). La preparación física en el fútbol. Editorial Paidotribo.

Di Salvo, V., Baron, R., Tschan, H., Calderon Montero, F. J., Bachl, N., & Pigozzi, F. (2007). Performance characteristics according to playing position in elite soccer. International journal of sports medicine, 28 (3), 222.

Heredia, J.R., Chulvi-Medrano, I., Isidro, F., & Soro, J. (2007). Determinación de la carga de entrenamiento para la mejora de la fuerza orientada a la salud. PubliCE Standard.

Masach, J. (2008). Estructura condicional del juego del futbol y evaluación de la condición física como base para la metodología en la preparación física. Material de Estudio Máster Universitario de preparación física en el futbol tercera edición. Real federación española de futbol, Universidad de Castilla La Mancha.

Tous, J. (2004). Entrenamiento de la fuerza. Fútbol. Bases científicas para un óptimo rendimiento, 77-82.

Wragg, C., Maxwell, N., & Doust, J; (2000). Evaluation of the reliability and validity of a soccerspecific field lest of repeated sprint ability. Eur J Appl Physiol , 83(1), 77-83.

No hay comentarios

Responder